¿QUÉ ES?


El coordinador parental es una figura de apoyo a la ejecución de la sentencia que acompaña y asiste a los progenitores con el fin de ayudarlos a implementar su plan de parentalidad, resolver diferencias y orientarlos en relación con las necesidades de sus hijos.

El coordinador puede tomar decisiones que modifiquen temporalmente cuestiones de la vida cotidiana que no afecten a la sentencia, como por ejemplo, sobre el régimen de transporte de los menores, las visitas o sus equipamientos, etc.

Les ayudará, por ejemplo, en la organización del reparto vacacional, en las cuestiones escolares, en temas de disciplina, en la elección de actividades extraescolares, en la distribución de los tiempos de estancia, en los horarios de entrega y recogida

Además, también le ayudará en la forma de comunicar con sus hijos y, en ocasiones, si así lo han decidido, resolverá algunas cuestiones sin necesidad de intervención judicial.

La AFCC (Asociation of Families and Conciliation Courts) define la Coordinación de Parentalidad como “un proceso alternativo de resolución de disputas centrado en el niño, en el que un profesional de la salud mental o del ámbito judicial con formación y experiencia en mediación, asiste a padres con alta conflictividad a implementar su plan de parentalidad”.